23 de May del 2017

Con la primavera no solo llegan las alergias... también los congresos

Estas últimas semanas han sido dermatológicamente intensas. 

A finales de abril asistimos al XVI Congreso de Especialidades Veterinarias que tuvo lugar en Bilbao, y donde presentamos una comunicación libre (que defendió Sebastià Fullana) sobre el uso del dermatoscopio en un caso de adenitis sebácea sutil, y un póster a propósito de un caso clínico que tuvimos de una otitis por Malassezia en una chinchilla. 

Fue una experiencia inolvidable, no solo por todo lo que pudimos aprender de nuestros compañeros de toda España, si no que además nos brindó la oportunidad de conocer por primera vez esa bella ciudad… ya con ganas de repetir.

Justo antes de viajar a Bilbao también disfrutamos en Valencia del Seminario Virbac de Inmunodermatología impartido por los doctores Fernando Fariñas y Carlos Vich, quienes nos informaron de las nuevas tendencias en antibioterapia (mejor si no los usamos, jeje) y nos repasaron conceptos inmunológicos de la piel, uno de los principales órganos en cuanto al funcionamiento inmunitario se refiere.

Por si fuera poco, hace 2 semanas asistimos al congreso de dermatología (XIII Jornadas EHNJ), organizado también en Valencia, en el que tuvimos el placer de contar con 2 magníficos ponentes. 

Uno de ellos fue el Dr. Danny Scott, de la Universidad de Cornell (USA), que nos ilustró con su conocimiento adquirido en sus muchos años de práctica e investigación en dermatología veterinaria. 

El segundo ponente fue nada más y nada menos que el Dr. Lluis Ferrer, de la Universidad de Tuft (USA), a quien ya conocía de muchas otras conferencias y al que siempre intento escuchar, pues siempre puedes aprender de él… solo con estar pegado a él creo yo. 

Fue un placer escuchar a estas dos grandes figuras de la dermatología veterinaria mundial, y un privilegio tenerlos aquí en casa. No solo son grandes sabios en la materia, si no que además son grandes comunicadores y cercanos en el trato. Un ejemplo en el que inspirarse.

Tras esta inyección de conocimientos intensiva, ahora toca asimilarlos y ponerlos en práctica en nuestro ejercicio profesional diario, y a ver si me inspira para poder compartir y mejorar la comunicación con mis alumnos en la facultad y poder transmitirles los conocimientos adquiridos gracias a estas fabulosas experiencias.